Imagen1m

“….Mi marido lleva casi 4 años en la residencia y quiero agradecerles la ayuda…”

Centro Residencial SAVIA Alcàsser

Agustín Garrido, 67 años – Testimonio FAMILIAR- ingresó en Savia Alcàsser el 4 de abril de 2012. Actualmente tiene 67 años, está casado y tiene dos hijas gemelas. Su mujer MªAmparo le visita con regularidad y suele participar con escritos en todas las actividades extraordinarias y fiestas en las que suele hablar de su experiencia y se muestra siempre agradecida por el trato que le ofrecemos. El pasado 21 de septiembre con motivo del Día Internacional del Alzheimer nos habló de cómo convive con la enfermedad.

“Son casi 9 años que mi marido padece esta enfermedad y cuando se la diagnosticaron fue un golpe muy fuerte. Tienes que ir cambiando poco a poco la manera de vivir. Cuando mi marido estaba bien, te daba besos, te acariciaba e incluso tenías alguna discusión pero luego te reconciliabas e incluso a veces decías ¡pero qué pesado eres! Sin embargo ahora no tienes todas esas cosas; te das cuenta de que algunas veces no apreciamos lo que tenemos hasta que pasa una cosa de estas.

La familia es un apoyo fuerte pero los besos, los achuchones, discusiones, el diálogo ya no lo tienes y, cuando necesitas un beso o un abrazo, lo tienes que pedir.

Mi marido necesita más besos y caricias o sólo estar a mi lado cogiéndome la mano. Cuando llego a la sala y digo “buenos días”, él da un suspiro y le cambia la cara. El día que está más relajado, lo abrazo, le doy besos y mimos como si fuera mi hijo y a él le gusta mucho.

Lo único que cambiaría es ser como una pareja normal; disfrutar con él el día a día, prestarle un poco de atención cuando termina el trabajo, tener una charla solos los dos, cogernos de la mano…porque los días pasan y no le has dicho a tu pareja lo mucho que le quieres. A nosotros eso nos ha pasado y lo echo de menos.

Mi marido lleva casi 4 años en la residencia y quiero agradecerles la ayuda que nos dan a la familia y la tranquilidad de ver que están tan bien cuidados y el cariño con que les tratan.

Gracias por cuidar al amor de mi vida y por haber gente como vosotros”.