«Desde que ingresó la rehabilitación fue meteórica…»

Centro Residencial SAVIA Valencia – Campanar

AMPARO GOMEZ (hija) – TESTIMONIO FAMILIAR

Residente: Amparo Granell

Mi madre ingresó en el Centro Residencial Savia Campanar en 2018, con 86 años. Vivía sola en un pueblo alejado de la ciudad.Tuvo varias crisis de epilepsia y como consecuencia se quedó paralizada. Después de ser hospitalizada, volvió a su casa, y entre todos los hijos hacíamos turnos para cuidarla, pero la casa no estaba adaptada para la silla de ruedas, y era inviable ya que necesitaba más atención y ayuda 24 horas para absolutamente todo. Nos dijeron que las crisis se repetirían, que no podía estar sola y que además necesitaría rehabilitación. Esto en el pueblo era imposible, por lo que después de mirar varios centros, este nos gustó a todos, pero no quedaban plazas. Finalmente, nos avisaron de una vacante y nos vinimos sin pensarlo.

Desde que ingresó la rehabilitación fue meteórica, pasó de ir en silla de ruedas a caminar perfectamente con ayuda del andador. Volvía a ser autónoma, lo cual sumado a que con su compañera de habitación congenió de maravilla, que podían hablar, compartir momentos, actividades…la recuperación fue espectacular. Tanto, que nos planteamos llevarla de nuevo a casa, pero aquí está muy bien atendida, ha hecho grandes amigas con las que comparte su día a día y no quisimos que volviera a casa sola, por lo que nos reunimos todos con ella y juntos decidimos que se quedara aquí. De esta manera nos tiene cerca a todos los hijos y nietos.

 

Amparo Gómez. Hija de Amparo Granell

Cookies y Privacidad

En este sitio web utilizamos cookies propias y de terceros con fines analíticos. Si continúa navegando por la web consideraremos que acepta el uso de las mismas. También puede rechazar o configurar las cookies y obtener más información utilizando los botones que se muestran a continuación.

Cookies técnicas

Cookies de análisis