«…Su incorporación fue bastante natural puesto que se sintió bastante cómodo y autónomo…»

Centro Residencial SAVIA Valencia – Campanar

Virginia y Raúl (hija y nieto) de  Pedro Jódar -Testimonio FAMILIAR-

 

Mi padre ingresó en el Centro Residencial Savia Campanar con 76 años, en 2015, un año después de ser diagnosticado de la enfermedad de Alzheimer. Tras algún episodio preocupante derivado de su afección y entendiendo que le iba a ser imposible valerse por sí mismo en muchas situaciones, decidimos que lo más adecuado para él sería que se encontrase atendido durante todo el día.

 

Después de estudiar todas las opciones y de haber comparado con otros centros, nos decantamos por Savia Campanar por la calidad de las instalaciones y los servicios que ofrecen. Su incorporación fue bastante natural puesto que se sintió bastante cómodo y autónomo a la hora de utilizar su habitación y las instalaciones (el gimnasio, las salas de televisión…) así como para participar en las diversas actividades que allí desarrollan (talleres, cumpleaños, bailes…). Además, por su carácter abierto desarrolló pronto relación con el personal, lo que le permitió sentirse como en casa.

 

Con el avance de su enfermedad ha ido disminuyendo su actividad y ha requerido de mayores atenciones y cuidados, a lo que el centro ha reaccionado inmediatamente proporcionándole toda la asistencia que ahora requiere, tanto de vigilancia como de higiene.

 

En definitiva, quiero destacar que durante estos 3 años de estancia, la experiencia ha sido muy positiva tanto para mi padre como para nosotros, él ganando en calidad de vida y nosotros en tranquilidad.

Cookies y Privacidad

En este sitio web utilizamos cookies propias y de terceros con fines analíticos. Si continúa navegando por la web consideraremos que acepta el uso de las mismas. También puede rechazar o configurar las cookies y obtener más información utilizando los botones que se muestran a continuación.

Cookies técnicas

Cookies de análisis