IMG_6300

“Mi marido entró en el centro y fue la alegría más grande del mundo. Cambió su carácter y estamos todos muy contentos.”

Centro Residencial SAVIA El Puig

José Capilla Feo de 85 años – Testimonio FAMILIAR –

Residente que ingresó en el centro en Junio de 2016. Previo al ingreso, el familiar comentó que en casa José llevaba un tratamiento crónico a causa de sus patologías, y que su rutina diaria era estar en casa. Todo esto unido al sedentarismo y a la obesidad presentada, acrecentaban el síndrome de inmovilidad del paciente. Tras una última hospitalización y observación al regresar del hospital un empeoramiento tanto físico como anímico, los familiares decidieron probar el ingreso en el centro para conseguir mejorar su estado general.

Tras un año de estancia en la residencia Savia El Puig, el cambio de José ha sido evidente. Ha demostrado ser muy colaborador en las actividades de rehabilitación. Debido a sus patologías de base, precisa fisioterapia diaria en las áreas de traumatología y neumología. Gracias a su esfuerzo, desde su ingreso ha conseguido mayor tono muscular, deambulación con andador en distancias cortas y ha mejorado su capacidad respiratoria, con mayor fuerza tusígena y menor disnea al esfuerzo, reduciendo notablemente los ingresos hospitalarios.

Su estancia en la residencia, tal como él refiere, ha cambiado notablemente su estado de ánimo y ha conseguido aumentar la socialización con otros compañeros, participando activamente en las actividades realizadas por el centro. El gran apoyo familiar que tiene tanto de su mujer como de sus hijos ha favorecido una gran adaptación física, cognitiva y anímica.

Pilar, su mujer, nos comenta: “Mi marido entró en el centro y fue la alegría más grande del mundo. Cambió su carácter y estamos todos muy contentos”.