luis

“…. El respeto unido a su simpatía y cariño con nosotros, hace que se les quiera…”

Centro Residencial SAVIA La Nucia

Luis García Fernández, 91 años. -Testimonio RESIDENTE –

Para cumplimentar sobre mi estancia en Savia La Nucia, sea en primer lugar confirmar que me encuentro muy bien y contento en todos los aspectos. Pero ello obviamente es debido a varios motivos que a continuación trato de enumerar.

Creo que lo primero es dejar constancia del trato por parte de los que nos cuidan. Es, yo diría, inmejorable. El respeto unido a su simpatía y cariño con nosotros, hace que se les quiera. Es visible que en su elección -muy acertada- para tratarnos con suma destreza, cosa que no veo sea fácil.

En cuanto a la comida, en general es muy buena y variada, así como suficiente (demasieé) así como los extras que muy a menudo nos hacen con esas merendonas tan típicas en determinados días señalados por sus ancestros o simplemente feriados.

Respecto a la sanidad, es muy completa. Tanto por parte de los médicos -tan buenos profesionales como humanos- así como las enfermeras, nos tratan todos con verdadero cariño. Eso nos hace muy llevaderas nuestras molestias, que no son pocas.

Uno de los pormenores más notables son las distracciones. Esto es muy completo, así como acertado. Se puede decir que diariamente hay algo que nos distrae. La encargada de esto es Paulina, quien pone todo su empeño en hacernos despertar de nuestro letargo; también en determinadas fechas hay suculentas meriendas amenizadas con una orquesta y atracciones, todo esto muy bien orientado a nuestras pasadas épocas. Muy saludable.

Hay algo que quiero reseñar como muy importante en la Residencia, y es la limpieza en todos los aspectos. No creo que esto sea fácil llevarlo a efecto ante una estancia numerosa, pero aquí se cumple rigurosamente.

Aprovecho para dejar constancia de que estamos muy cuidados día y noche.

Hay otro tema importante que es la psicología. Quien bien se ocupa es Andrea, quien en sus variadas entrevistas, y que con su muy buena paciencia escucha nuestras cuitas pasadas y mucho nos anima para que, en adelante, seguir otro rumbo más animado ya que todavía nos queda vida y hay que pasarla lo mejor posible.

Lógicamente que se me quedarán otras cosas más o menos importantes por añadir al no acordarme en este momento, pero en todo caso ellas y todas las citadas son de mi agrado.

Y para terminar quiero dejar constancia de la Dirección que, con su empeño en procurar nuestro bienestar en la Residencia, está muy bien conseguido.

Mi esposa se asocia a mí en todo lo expresado anteriormente.