“…salió a recibirnos con una gran sonrisa y un especial cariño hacia mi madre que hizo que le cambiara la cara…”

Centro Residencial SAVIA Alcàsser

Lucía -Testimonio FAMILIAR –

Hace pocos meses que mi madre, enferma de Alzheimer, ingresó en la residencia Savia de Alcácer, exactamente el 21 de noviembre del 2017.

Desde que empecé las gestiones para ingresarla fue muy duro como hija, por una parte no quería hacerle eso, pero por otra lo veía necesario para su salud tanto física como mental.

El día que ingresó fue difícil para mi hermana y para mi, pero mi madre iba tranquila y un poco despistada. Lo mejor que pasó es que nada más entrar, la persona de recepción (MªJesús, en este caso), salió a recibirnos con una gran sonrisa y un especial cariño hacia mi madre que hizo que le cambiara la cara. En ese momento pensé que había hecho lo correcto y que habíamos tenido suerte tocándonos esa residencia. A partir de ahí, todo el personal que nos atendió desde auxiliares (Amparo que fue el primer contacto fue un encanto con mi madre y con nosotras y lo sigue siendo), hasta Adriana la psicóloga, Inma la gobernanta, la doctora, la animadora, todas las que conocimos ese primer día fueron excepcionales.

Salimos de allí, tranquilas y satisfechas de saber que mi madre se quedaba en buenas manos.

Desde entonces, cada vez lo tengo más claro, mi madre desde ese primer día su comentario al verme o al hablar conmigo por teléfono es: “Tú, tranquila, cariño, aquí estoy muy a gusto y me cuidan mucho, todas son un encanto” Con ese comentario, como comprenderéis, viniendo d una persona enferma, quiere decir que de verdad nota esa sensación y eso no tiene precio.

De hecho, un día que le dije que me alegraba de ver que estaba tan bien al lado de como vivía sola, me miró a la cara y me dijo: Pues, ¿sabes una cosa? Que no me acuerdo de como estaba antes. Esto es la mejor prueba de que todo el equipo de esta residencia, y digo TODO, son grandes profesionales y gente con un carácter excepcional para tratar a personas mayores y en mi caso, enferma.

Agradezco lo feliz que me han hecho a mí y sobre todo a mi madre, todo el equipo y la atención que nos prestan, cuando llamo varias veces entre semana para hablar con mi madre, tanto Mª Jesús como Mª Carmen, las dos recepcionistas, te atienden con una dulzura tremenda.

Bueno, os dejo mi experiencia de estos meses y que espero que sean muchos más y mi madre siga igual d feliz los años que le queden allí.

Un saludo

Lucía

Cookies y Privacidad

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido, y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Cookies técnicas

Cookies de análisis