Fracturas en personas mayores: ¡más vale prevenir que curar!

Por Isabel Adsuara Dolz. Fisioterapeuta Savia Picassent

La osteoporosis, la artrosis, el desgaste y fragilidad del esqueleto y la pérdida de tono muscular son los principales factores que inciden en las fracturas en personas de edad avanzada.

Las mujeres sufren pérdida de tejido óseo a mayor velocidad que los hombres, por eso en ellas la incidencia de fracturas es mayor.

Una de las principales causas de pérdida de funcionalidad y autonomía son las caídas, el accidente más frecuente en los adultos mayores.

Como consecuencia de éstas, las fracturas más frecuentes son las de vértebras, muñeca y cadera, siendo esta última la más grave.

Según la Organización Mundial de la Salud“Los programas eficaces de prevención de las caídas tienen como objetivo reducir el número de personas que las sufren, disminuir su frecuencia y reducir la gravedad de las lesiones que producen”.

Medidas preventivas interdisciplinares

  • Educación sanitaria y actividades para mejorar el estado físico y la capacidad de deambulación de las personas mayores,
  • Detección de los ancianos con mayor riesgo de caer,
  • Correcto tratamiento de los factores de riesgo intrínsecos a la persona/paciente (tanto diagnósticos clínicos como fármacos responsables),
  • Corrección de los factores de riesgo extrínsecos o ambientales
  • Evaluación individual de cada paciente que presenta caídas y tratamiento adecuado de las consecuencias cuando la caída ha tenido repercusiones físicas o psicológicas.

Medidas preventivas por parte del fisioterapeuta

  • Rehabilitación de la marcha en los casos que presentan dificultades para la deambulación.
  • Ejercicios de mejora del equilibrio y las transferencias en personas con dificultades en alguna de ambas tareas.
  • Potenciación de la fuerza muscular y la movilidad articular en los casos que presentan una reducción de estas capacidades.

Prevención de la osteoporosis y fracturas óseas

La realización rutinaria de una densitometría ósea permite medir el grado de mineralización ósea y, por tanto, detectar la pérdida de densidad de los huesos antes de que se haya desarrollado una osteoporosis.

Hay dos factores preventivos que resultan esenciales:

  • La práctica regular de ejercicio físico y una alimentación adecuada, rica en calcio y vitamina D.
  • El ejercicio (caminar, bailar, nadar, etc.) fortalece los huesos y permite mantener la masa muscular, mejorando la fuerza y elasticidad de los músculos.

En lo que respecta a la alimentación, algunos estudios han permitido determinar que en España el 60% de las personas mayores tienen un déficit de vitamina D, una vitamina que resulta esencial para que el calcio y otros minerales puedan fijarse en el hueso en lugar de ser desechados a través de la orina.

En cualquier caso, para evitar las fracturas también es necesario prevenir las caídas, tanto en la calle como en el hogar.

En el primer caso es recomendable utilizar un calzado cómodo, sin tacones y con suela antideslizante; caminar sin prisas, poniendo atención a cualquier obstáculo que pueda haber en el camino (objetos, escalones, agujeros, etc.); y, si es necesario para adquirir seguridad, utilizar un bastón.

En casa habrá que eliminar cualquier parte del mobiliario que se encuentre en las zonas de paso habituales, fijar o eliminar las alfombras, poner asas en el baño y en la ducha, evitar subir y bajar escaleras y de noche iluminar adecuadamente todas las habitaciones.

Por Isabel AdsuaraDolz. Fisioterapeuta Savia Picassent

 

Contáctanos:

Indique el resultado de la suma, para demostrar que no es un robot:


Cookies y Privacidad

En este sitio web utilizamos cookies propias y de terceros con fines analíticos. Si continúa navegando por la web consideraremos que acepta el uso de las mismas. También puede rechazar o configurar las cookies y obtener más información utilizando los botones que se muestran a continuación.

Cookies técnicas

Cookies de análisis